jueves, 15 de noviembre de 2012

"Inciensos"


El incienso ha estado presente desde la antigüedad hasta nuestros días en una serie de celebraciones y cultos y es un ingrediente que no sólo acompaña a los rituales religiosos sino también a aquellos eventos más cotidi
anos. Conoce los misterios y los poderes que tiene cada tipo de olor.

Posiblemente es el incienso la resina aromática más popular y la más solicitada. Ha sido utilizada para acompañar a uno en las oraciones, para alabar a Dios, purificar el aire, liberarnos de las vibraciones negativas, despertar la conciencia y mejorar el estado de animo.

Originariamente es una goma resinosa que se obtiene de un árbol de Etiopía llamado Olíbano. Sin embargo lo que hoy podemos encontrar en los comercios y a lo que se denomina comúnmente como “incienso” es realmente una mezcla de Olíbano y otras resinas, esencias y aceites.

Podemos encontrar incienso en combinación con resinas como la mirra, la canela, el sándalo, el almizcle, el ámbar; con esencias de benjuí, de cedro, de avellana, de romero, etc, y aceites de rosa, de anís, de tomillo, etc. Por este motivo no existe un “único incienso” sino una gran variedad de ellos con aromas y propiedades diferentes dependiendo de los ingredientes que lleve la mezcla.

En la actualidad existen una gran variedad de inciensos. Unos más baratos y otros más caros, en forma de grano o de varillas. Sin embargo es recomendable tener una cierta precaución a la hora de comprarlos pues existen muchos de ellos, de muy mala calidad, que pueden resultar tóxicos al haberles añadido otras sustancias que permiten una fácil combustión. Lo más adecuado es adquirirlos en establecimientos o tiendas esotéricas donde nos aseguren su calidad y su inocuidad.

El incienso tiene grandes poderes espirituales. Por ejemplo, facilita la concentración y la meditación individual o de un grupo, crea un ambiente placentero en nuestras casas o en nuestro trabajo liberándonos de energías negativas, atrae la energía positiva y purifica el entorno y a las personas librándonos de las malas influencias, concentra las fuerzas y las dirige hacia el objetivo que nos hemos propuesto siendo capaz de ayudarnos a conseguir lo que en un determinado momento deseamos. Perfuma, relaja y armoniza la mente. En definitiva, es un ingrediente más para que nuestras prácticas mágicas se consumen con éxito.

SABER USAR LOS INCIENSOS


Quemar incienso es una tradición utilizada por todas las civilizaciones de la antigüedad. Cuando se logra dominar bien sus efectos, y se entiende como ciertos olores alteran el estado anímico de la persona, se obtiene unos resultados realmente sorprendente.

Cada fragancia tiene su propia energía vibratoria, así que, el incienso puede ser seleccionado de acuerdo al estado que desea llegar la persona, ya sea para eliminar un estado de estrés, un profundo estado de relajación, o llegar a un estado de sanación. Es un excelente acompañante para hacer afirmaciones. Otras personas seleccionan el incienso de acuerdo a su corazonada, su intuición, logrando el objetivo deseado.

Existen una gran variedad de aromas o olores. Algunas son utilizadas con propósito especifico. Les presento sólo algunas de las mas usadas para que les ayude como elementos para lograr el objetivo deseado.

Para quemarlos lo mejor es buscar un lugar especial, algún rincón favorito de la casa y ponerlo en recipientes especiales, pebeteros o incensarios en el caso de los inciensos en grano, y en tablillas especiales en el caso del incienso en varillas. Las varillas no revisten ninguna dificultad, posiblemente es la forma más cómoda de quemar incienso, sólo tenemos que sujetar la varilla en una tablita especial y prenderle fuego con la llama de una cerilla o mechero. En el caso del incienso en grano se queman sobre carbón vegetal que previamente hemos incendiado en el pebetero o incensiario.

PARA QUE SIRVE CADA INCIENSO


Incienso natural: revitalizante, despeje mental , clarificador, relajante ideal en la meditación, estabilizador emocional.



Estoraque: suavizante y unificador atrae gente, relaja es sensual y activa lo sexual, armonizante emocional, sensual, unifica, para el amor.



Ámbar: revitalizante en lo anímico, anti estrés, estabiliza en general.



Jazmín: estimulante anímico, antidepresivo, unificador.


Patchuli: para la meditación , estabilizador, para lo sensual y para el dinero.


Frutilla: para los afectos y las emociones, unifica y relaja, es anti estrés.


Pino: es refrescante y revitalizante; despeja la psiquis.


Eucaliptus: relajante y refrescante, clarifica y optimiza.


Violeta: suaviza, relaja, unifica y estabiliza anímicamente.


Lavanda: revitalizante, refrescante, ayuda al despeje psíquico y a la sensación de paz.


Jazmín: mejora la meditación y aumenta el apetito sexual.


Frankincensé: atrae el dinero, ayuda a la meditación y al despojo.


Rosa: atrae el amor, sirve para aprender a amarse uno mismo y para atraer la amistad.


Jengibre: Para el poder. También relaja el espíritu.


Cedro: para la limpieza y la purificación. Ayuda a la valentía.


Sándalo: protección, sanación.


Mirra: protección, espiritualidad.


Gardenia: para aliviar el dolor de un amor.


Coco: protección, purificación.


Canela: para atraer el dinero y el éxito.